En los Zapatos de Jalima

El parque central de Bilwi transpira jolgorio y entusiasmo. Dos grandes eventos se están desarrollando, el juego de beisbol entre Waspam y Puerto Cabezas, y los preparativos para recibir por primera vez en 18 años al máximo representante de la Policía Nacional; esta vez la jefa es Aminta Granera.
Entre la multitud se encuentra Jalima, quien carga a su bebé de seis meses. “¿Hay mucho movimiento, no le parece? – me comenta – Estoy contenta, por fin las cosas van a mejorar para las mujeres en Puerto. Hoy se reinaugura la casa de la Comisaría de la Mujer, donde van a juntar todo para que una mujer que sufre de violencia no tenga que andar del timbo al tambo como me tocó a mí, y también vamos a celebrar que el Albergue del Nidia White está más grande y más bonito.
Ahora podemos vivir más mujeres allá”.
Su sonrisa cambia de inmediato e interrumpe la plática para abstraerse del mundo mientras juega con su bebé. Su menuda y ágil figura, y su columna encorvada como balancín de silla mecedora, encierran una dura realidad que a simple vista no se ve.

Descargar Archivo PDF

conchita_osiris

 

febrero 8, 2017